Los que me visitan

lunes, 4 de diciembre de 2017

¿Marketing o Democracia?

La educación moderna nos inculca desde niños que la Democracia es el mejor sistema de gobierno inventado por el hombre. Consiste en que el poder reside en la Nación y sus decisiones responden a la manifestación de la voluntad colectiva de su pueblo. Se ejerce mediante procesos en que todos  se expresan libre e igualitariamente. Nació en la Grecia clásica reuniéndose sus ciudadanos en el Ágora aprobando o rechazando leyes directamente a dedo. Fue un sistema al que se le denominó "Democracia Directa" en contraposición a la "Democracia Representativa" que conocemos hoy. Es impensable en el mundo actual un sistema con tales características en primer lugar debido a la complejidad de las decisiones que se toman y también por los millones de personas con derecho a voto que habitan el planeta. Es por eso que hoy elegimos "representantes" facultados para tomar decisiones en  nombre del pueblo. Sin embargo, el siglo XXI nos encuentra con una Democracia dónde la inteligencia y  capacidad de los que participan como candidatos no son los únicos factores determinantes que juegan en los procesos eleccionarios. La masificación de los medios de comunicación es tal, que hoy los candidatos, para acceder y mantenerse en puestos de privilegio, tienen que aparecer en televisión   con ofertones más parecidos a campañas  publicitarias de multitiendas que a programas serios y realistas que signifiquen un buen gobierno. Es una lógica que permite a los partidos imponer candidatos cuyo único mérito es ser "famoso" (actores, cantantes y deportistas). Además para tener mínimas posibilidades de ser electos, hay que contar con un apoyo financiero que permita gastar millones y millones de las distintas monedas en tapizar muros y ciudades completas de propaganda. El Libre Mercado garantiza la libertad y  progreso del individuo, pero sin una base moral que lo sustente (y sobre todo de los que ostentan el poder económico), nos sumergimos en un espiral salvaje dónde el poder del dinero reina sin contrapeso. Hay materias cuya regulación no pueden entregarse a los vaivenes del Mercado como la Salud, la Educación y por sobre todo la Democracia. No puede ser que una campaña dependa de un financista para llegar a la mayor cantidad de gente posible y sin importar mucho su contenido. Además que dicho financiamiento no es gratuito y el candidato, una vez electo, se debe más a sus mecenas que a sus votantes. Las personas llamadas naturalmente a gobernar   no manifiestan interés en la cosa pública y nos perdemos a los mejores conjuntamente con ciudadanos apáticos que cada día participan menos. Las autoridades carecen de autoridad moral en sociedades individualistas preocupadas del beneficio propio y no en el bien colectivo. Las instituciones fundacionales de la civilización pierden legitimidad y puede que este fenómeno no nos lleve a un mundo peor, si no que a uno real y representativo de lo que somos en verdad: animales gobernados por instintos primitivos. Saludos.

lunes, 2 de octubre de 2017

La Concentración de Poder

Intenté escoger con cuidado el tema de mi primer post del año. Analicé la mayoría de los hechos que impactaron a la opinión pública durante el 2011. De estos acontecimientos, sin duda, el que más llamó mi atención fue el movimiento de "Los Indignados". A mi juicio, este es un fenómeno de la mayor relevancia, pues implica las primeras manifestaciones de rebeldía contra los grandes conglomerados empresariales y, curiosamente, generadas por una clase media que tiende a homogeneizarse en todo el mundo. El "proletariado" de hoy  no es la clase obrera o campesina de hace un siglo. Más bien, se compone  de ciudadanos que, en su mayoría, viven de un trabajo técnico o profesional que les  permite  acceso a un  mayor  bienestar material. Pero, y a pesar de este progreso, las grandes compañías acumulan y acumulan utilidades  a costa de este ciudadano común y provocan que la brecha entre  este nuevo proletariado y los grandes capitales sea sideral. El problema se agrava aún más con la dependencia que mantiene a una clase política mediocre sometida a estas corporaciones. Nos encontramos con líderes que no están dispuestos a  perder sus posiciones de privilegio y, para ello,  requieren grandes sumas de dinero  proporcionadas por estos conglomerados. Por tanto, a la hora de ejercer su mandato, la clase política  se debe más a sus mecenas que al electorado. Las transnacionales ejercen un poder que ni siquiera es contrarrestado por la "Igualdad ante la Ley" que, se supone, debiera  garantizar la Democracia moderna. Los ciudadanos están  desamparados y sienten que el sistema político no los protege de los abusos cometidos por estos holdings. Por el contrario, ninguna decisión política se toma sin consulta previa a estos poderes, además, a la primera señal de peligro en cuanto se vaya a aprobar una norma contraria a sus intereses, se pone en marcha una  maquinaria de lobby que tiene por objeto ejercer influencia en los que gobiernan. Influencia que el ciudadano común ni siquiera sueña ejercer. Por otro lado, se supone que la Economía Social de Mercado garantiza la Libre Competencia. Sin embargo, lo anterior hoy es discutible al estar las megaempresas controladas por  pocas manos  y haciendo estas lo posible para sacar del  mercado al pequeño y mediano empresario. Las grandes revoluciones se producen porque los privilegios de la clase dominante ya no son tolerados ni justificados por el ciudadano común y eso es lo que sucede. Podría existir una gran semejanza entre las transnacionales y la nobleza francesa, así como también del ciudadano común con el pueblo que se levanta en armas y toma La Bastilla. Espero, eso sí, no vuelva la guillotina. En todo caso, estos son procesos complejos y largos en el tiempo. Pero, me come la curiosidad por conocer el desarrollo de  los hechos. Quiero  averiguar si este movimiento será, en definitiva, un pilar en el desarrollo cultural del hombre. Saludos.

lunes, 4 de septiembre de 2017

Lautaro

Es  una sorpresa comprobar, tanto por  comentarios  y  número de visitas,  que uno de los posts con éxito en el blog es "La Raza Mapuche". Por lo anterior creo útil ilustrar más a mis lectores acerca de Los Mapuches y lo que representan. Me parece correcto, en primer lugar, hacerlo a través de su principal figura històrica: Lautaro. Este es un personaje no solo admirado por sus descendientes  indígenas, sino que  se ha transformado en  símbolo de valentía e indomable espíritu de lucha para toda la nación chilena. Es muy poco lo que se conoce de su juventud, tan solo que fue hijo del cacique Curiñancu y de que es capturado en una incursión de exploración por los españoles a la edad de quince años. Fue durante ese período  caballerizo del mismo Pedro de Valdivia (Conquistador de Chile) y  conocido por el nombre de Alonso. Posteriormente escapó. Y así fue como el contenido guerrero que los mapuches dieron a su resistencia, no obstante llevarlo en su sangre como producto de la herencia de muchas generaciones, tomó forma a través del genio de un muchacho. No está claro como un hombre tan joven logró liderar a los mapuches, pero los historiadores suponen que su permanencia entre los españoles le dio un conocimiento profundo de sus fortalezas y debilidades. Lo anterior, conjuntamente con un plan ingenioso de batalla planteado y aprobado ante los toquis y guerreros, le dieron un liderazgo puesto a prueba en la batalla de Tucapel. Su plan era simple: aislar a las dotaciones pequeñas de españoles sin distraer fuerzas  mediante ardides, cortar la retirada de Valdivia colocando obstáculos en su retaguardia y atacar por oleadas con la finalidad de cansar al adversario sin darle respiro. Con esta táctica enfrentó a Valdivia en Tucapel y lo venció el 25 de Diciembre de 1553. No se sabe cómo se desarrolló la batalla ya que  ningún español sobrevivió, pero cuenta la leyenda que el propio Lautaro mató a Valdivia de un mazazo en la cabeza. Luego de la batalla, la ciudad de Concepción se vio rodeada y sin poder sus habitantes permanecer allí a la defensiva. Francisco de Villagra (Lugarteniente y sucesor de Valdivia) decidió pasar a una ofensiva desesperada  y enfrentó a Lautaro en la batalla de Marigueñu el 26 de Febrero de 1554. Villagra es derrotado (aunque sobrevive)  y  como consecuencia  vino  el despoblamiento de Concepción y las principales ciudades fundadas por Valdivia en el sur de Chile. Posteriormente  transcurrieron dos años con incursiones menores tanto de españoles como de indígenas sin un claro vencedor hasta que Lautaro decide rebasar por primera vez el río Maule en dirección al norte el año 1556. Villagra nuevamente parte a su encuentro y supo (se supone que por traición) de  la ubicación del campamento de Lautaro  en las laderas de un cerro en Peteroa. El 1 de Abril de 1557 caen los conquistadores sobre el campamento mapuche y se dirigen directo a la tienda de Lautaro. El caudillo se defiende con valentía, pero cae y muere alcanzado por lanzas de españoles y yanaconas. La figura de  Lautaro  es como un brillante y fugaz cometa en la lucha de su pueblo  contra la conquista. A los dieciocho años pasó de humilde caballerizo a  generalísimo de los ejércitos mapuches y murió a los veintidós. Fue otro genio militar que no consiguió su objetivo principal, así como tantos han existido en la historia. Sin embargo,  fue en   el proceso de Independencia que los  mismos nietos de españoles lo transfiguraron en un símbolo de amor a la nueva patria. Fue emblema del patriotismo y de la voluntad guerrera propia del pueblo chileno, mezcla de conquistador y  madre aborigen.  Saludos.

martes, 29 de agosto de 2017

La Universidad

Chile vive una ola de movilizaciones  sin precedentes  y tienen su origen en el sistema de Educación Superior que  impera en el país. Hay consenso en el sentido de que la Educación no puede transformarse en un negocio y, por lo tanto, las entidades dedicadas a la enseñanza profesional no deben tener fines de lucro. Vemos cómo distintas casas de estudios se preocupan más de fabricar  profesionales  (y en las áreas con más demanda) que de hacer una correcta "Universidad". Cada Marzo gastan millones en publicidad y van a la "caza" de estudiantes o "clientes" considerando a la Educación  un bien más de consumo. La clase media se endeuda de por vida para que sus hijos (primera generación en la Universidad) tengan acceso a un título profesional que les garantice mejor futuro. Es un sistema en el que es imposible hacer "Universidad" y para entender   este concepto debemos volver a los orígenes: Etimológicamente, la palabra proviene del latín "Universitas" y significa "todo", "entero" o "universal". Se entendió ya desde aquella época que para existir una "Universidad" se deben dar los siguientes requisitos: 1.- Sentido Corporativo: En Roma se le denominaba "Collegium" o Corporación a todas aquellas agrupaciones dedicadas a una actividad común. Cuándo dichas entidades tenían por objeto el estudio y el saber, se les denominó "Studium" o "Universitas". Conformaban entidades jurídicas independientes,  distintas de sus integrantes y  capaces de actuar por sí mismas en el mundo del Derecho. 2.- Universalidad: La Universidad fue un concepto expandido por toda Europa y  abriò sus puertas tanto a maestros como a estudiantes  sin importar su procedencia, lengua o nación. Usaron al latín cómo idioma unificador de la cultura, además, sus títulos refrendatorios de conocimiento reconocidos universalmente. Como consecuencia de lo anterior, aquellos títulos permitieron enseñar en cualquier parte. 3.- Ciencia: El estudio debe abarcar a la totalidad de las ciencias y disciplinas convergentes en la unidad del saber. En este sentido, se le dio en un comienzo una importancia preponderante a las llamadas artes liberales, es decir, oficios que proporcionaban a quienes los ejercían "Libertad". 4.- Autonomía: En dos sentidos. En primer lugar desde una perspectiva académica se debe contar con la objetividad de la ciencia en orden a establecer leyes y métodos. En segundo lugar, y derivado de su función social, requiere de independencia en relación con otras entidades o gobiernos. Para eso necesita un estatuto jurídico especial. Por último, la Universidad no es solo un ente transmisor de conocimientos, sino que también es "Alma Mater", es decir, una entidad generadora de saber y capaz de transformar al hombre por medio del estudio y la ciencia. Es importante no engañarnos a nosotros mismos y brindarle la categoría de "Universidad" a una  entidad que no lo es. Si una institución coloca en su puerta un letrero que diga "Universidad", no significa que lo sea. Es siempre útil recurrir a los orígenes para entender el correcto alcance de  los términos, conceptos y valores que han hecho de nuestra cultura lo que es. Saludos.

Revolución Francesa

Es difícil encontrar un acontecimiento histórico de tal relevancia y que afecte nuestra vida diaria sin que nos demos cuenta, como la Revolución Francesa. Fue este, un proceso social y político que se desarrolló en el país galo entre 1789 y 1799. Fue, además, de tal magnitud, que entre sus principales consecuencias estuvieron el término de la Monarquía Absoluta y la proclamación de la República. Se eliminaron las bases económicas y sociales del Antiguo Régimen y marcó por completo el fin del absolutismo. Dio lugar a un sistema de gobierno dónde la burguesía, y en algunas ocasiones las masas populares, se convirtieron en las fuerzas dominantes.No fue solo una la causa que desencadenó estos hechos. Nos encontramos, más bien, con un sin número de factores que, juntos, gatillaron un estallido social de proporciones. No podemos negar que, junto a su importancia filosófica y cultural, la Revolución Francesa también es sinónimo de violencia y, a menudo, de brutalidad. En primer término, un régimen monárquico rígido en un mundo cambiante; luego el surgimiento de una clase burguesa que cobra relevancia económica y, por último, el descontento de las clases bajas. A lo anterior, hay que agregar la expansión de las nuevas ideas liberales que surgieron en la Ilustración, de gran contenido masónico y fundamentadas en el racionalismo.
a)    Desde el punto de Vista Social:
El auge de la burguesía cómo causa. Un poder económico cada vez más relevante y fundamental en la economía de la época. Odio contra un absolutismo heredero del sistema feudal por parte de la clase burguesa emergente y de las clases populares.
b)    Desde el punto de Vista Político:
Un estado anclado en un sistema absolutista que no responde a las exigencias de una realidad cambiante. Se rechaza la separación de poderes del Estado y esto trae como consecuencia el estancamiento de la sociedad.
c)     Desde el punto de Vista Ideológico:
La expansión de nuevas ideas producto de la Ilustración. Los conceptos de libertad política, fraternidad e igualdad son expuestos por filósofos tales como Mostequieu, Voltaire y Rousseau. A su vez, estos encuentran eco en la sociedad francesa y todo ello rompe el prestigio de las instituciones del Antiguo Régimen.
d)   Desde el punto de Vista Económico:
Una inmanejable deuda del Estado producto de numerosas guerras externas (entre ellas la Independencia de los EE. UU). Lo anterior, exacerbado por un sistema de extrema desigualdad dónde los estamentos privilegiados (nobleza y clero) no están obligados a pagar altos impuestos que oprimían al resto de la sociedad.
En síntesis, las causas de la Revolución fueron un conjunto de factores políticos, económicos y sociales que podemos resumir del siguiente modo: a) Una estructura tradicional arcaica y minada por la evolución de la economía. Además, nos encontramos con el auge de la burguesía. b) Exigencias de cambios políticos acordes con las renovadoras teorías del liberalismo propuestas por filósofos ilustrados. c) Descontento del estado llano o Tercer Estado, cada vez más presionado y oprimido por los impuestos. d) Un desajuste entre las necesidades sociales, políticas y económicas de una Francia anquilosada y exprimida por sus gobernantes. La Revolución comenzó con el llamado del rey (Luis XVI) a los Estados Generales. Se reunieron en Versalles el 5 de abril de 1789. Los Estados Generales consistían en una asamblea integrada por 1200 diputados (300 del clero, 300 de la nobleza y 600 del Tercer Estado). La crisis económica obligó al soberano a reunirlos y a adoptar medidas para superarla. El Tercer Estado aprovechó la asamblea para formular peticiones favorables al pueblo. El rey y la nobleza se negaron a tales reformas, es decir, al derecho a voto por cabeza pues les era favorable debido a su mayoría. El Estado Llano se rebeló y fundó la Asamblea Nacional el 17 de junio de 1789 en la sala de pelotas. Los diputados juraron no separarse hasta dar una Constitución a Francia. Al rey no le quedó más que ceder ante la Asamblea Nacional e invitó a que sesionen las tres clases sociales. Así surge la Asamblea Constituyente. La Monarquía absoluta llegó a su fin y el pueblo de París tomó la Bastilla el 14 de julio de 1789, símbolo del despotismo. Luego de la toma de La Bastilla, el sentido revolucionario se propagó por toda Francia. Los campesinos se armaron e invadieron los castillos, destruyeron documentos que acreditaban derechos señoriales. La Asamblea Constituyente decidió poner término al caos y sesionó el 4 de agosto de 1789. La Asamblea votó por la supresión de los derechos feudales y la eliminación completa del régimen señorial. Se decretó la igualdad ante los impuestos, la admisión de todos los ciudadanos a cualquier empleo y el establecimiento de una justicia gratuita e igualitaria para todos. El Antiguo Régimen, con su sistema de oprobio y explotación, llegó a su fin. En la misma sesión del 4 de agosto, se acordó sentar los principios que habrían de servir como preámbulo a la nueva Constitución; lo anterior se conoce como la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Estos fueron aprobados en Asamblea General el día 26 del mismo mes. Dentro del legado que ha dejado la Revolución Francesa, ninguno adquiere mayor dimensión universal que este valioso documento de 17 artículos y que consagran: a) Los derechos naturales del hombre a la libertad, igualdad y a la propiedad, son inherentes (nacen con el ser humano) e imprescriptibles (perduran a través del tiempo); b) Se planteó una nueva concepción del Estado, estableciéndose el principio de que la soberanía reside en la nación. c) La igualdad ante la ley, que debe ser la misma para todos, tanto para proteger como para castigar. d) La inviolabilidad del individuo, el cual no puede ser acusado y detenido, sino en casos determinados por la ley y según las formas prescritas en ellas. Aun hoy sus efectos se dejan sentir a más de dos siglos de su redacción. Muchos son los países en cuyas Constituciones se consignan los principios emanados de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano. Al termino de sus labores, la Asamblea Constituyente convocó a elecciones a fin de nominarse los representantes que habrían de integrar la Asamblea Legislativa. Salieron elegidos 745 diputados, todos ellos animados por la más pura ideología, pensamiento y espíritu sincero de trabajar por una Francia acorde con los "principios inherentes a todo ser humano". La labor fundamental de la Asamblea Legislativa fue la de dar leyes y normas jurídicas para gobernar mejor el país. Inició sus trabajos el 1 de octubre de 1792 y pronto pudo apreciarse dos bandos: a) Los Constituyentes o Fuldenses, quienes sostenían la aplicación estricta de la constitución y mantenimiento integral de los poderes del rey y b) Los Jacobinos, integrados por la mayor parte de los diputados de la región de la Gironda. Se inclinaban por el establecimiento del gobierno republicano y la reducción de los poderes y atribuciones del rey. Luis XVI huyó al extranjero, pero es descubierto en Varennes y encerrado en la Tullerías. Vino la etapa republicana. El 10 de agosto de 1792, las masas asaltaron el Palacio de las Tullerías y la Asamblea Legislativa suspendió las funciones constitucionales del rey. La Asamblea convocó a elecciones con el objetivo de configurar, por sufragio universal, un nuevo parlamento que recibió el nombre de Convención. Aumenta la tensión política y social en Francia, así como la amenaza militar de otras potencias europeas. El nuevo parlamento abolió la monarquía y proclama la República. Luis XVI  fue visto como conspirador con los enemigos de Francia. La Convención lo condena el 17 de enero de 1793 y es ejecutado el 21. La reina María Antonieta, nacida en Austria y hermana del Emperador, fue ejecutada el 16 de octubre del mismo año, iniciándose así una revolución en Austria para sustituir a la reina. El mismo día en que se reunió la Convención (20 de septiembre de 1792), tropas francesas formadas por tenderos, artesanos y campesinos derrotaron a un ejército prusiano en Valmy y se iniciaron las Guerras Revolucionarias Francesas. Sin embargo, la situación económica empeoró y comenzaron revueltas internas. Los llamados sans-culottes (literalmente sin calzones, una expresión para referirse a las clases bajas) expresaron su descontento ya que algunas medidas liberales les causaba perjuicio (libertad de precios, libertad de contratación, Ley Le Chapelier, etc.). Comenzaron a gestarse luchas antirrevolucionarias en diversas regiones de Francia. En la Vandea, se produce un levantamiento de campesinos a favor del rey y las tradiciones católicas. Es reprimida cruentamente y se ha llegado a calificar de genocidio. Por otra parte, la guerra exterior amenazaba con destruir la Revolución y la República. Lo anterior dio origen a un golpe de estado instigado los jacobinos. Llevaron a la práctica algunas de las reivindicaciones de los sans-culottes, pero jamás se cuestionó la propiedad privada. No pusieron en duda el orden liberal, aunque sí llevaron a cabo la democratización del mismo. Se redactó en 1793 una nueva Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, y una nueva constitución de tipo democrático que reconocía el sufragio universal. El Comité de Salvación Pública (Poder Ejecutivo durante este período de la Revolución) cayó bajo el mando de Maximiliano Robespierre y se desató lo que se denominó el Reinado del Terror (1793-1794). No menos de diez mil personas fueron guillotinadas ante acusaciones de actividades contrarrevolucionarias. La menor sospecha podía hacer caer sobre una persona acusaciones que eventualmente la llevarían a la guillotina. El cálculo de víctimas varía, pero pudieron ser hasta cuarenta mil. En 1794, Robespierre ejecutó a ultra radicales y a jacobinos moderados. Su popularidad comenzó a erosionarse y el 27 de julio de 1794 ocurrió otra revuelta apoyada por moderados que veían peligroso el trayecto de la Revolución. El pueblo se rebela contra la condición burguesa de Robespierre y los miembros de la Convención lograron derrocarlo y ejecutarlo junto a otros líderes del Comité de Salvación Pública. La Convención aprobó una nueva Constitución el 17 de agosto de 1795 y ratificada el 26 de septiembre por plebiscito. Esta es la Constitución del Año III que confirió el poder ejecutivo a un cuerpo colegiado llamado Directorio y que fue formado por cinco miembros o directores. El poder legislativo sería ejercido por una asamblea bicameral, compuesta por el Consejo de Ancianos (250 miembros) y el Consejo de los Quinientos. Se suprimió el sufragio universal masculino y se restableció el sufragio censitario al mismo tiempo que encontró oposición en grupos monárquicos y jacobinos. Hubo diferentes revueltas que fueron reprimidas por el ejército, lo cual instó para que el general Napoleón Bonaparte diera el  9 de noviembre de 1799 un golpe de estado (18 de Brumario) e instaló el Consulado. Así se pone fin a la Revolución Francesa propiamente tal y comienza la era Napoleónica. Valores revolucionarios: Libertad, Igualdad y Fraternidad. Los principios de Libertad, Igualdad y Fraternidad son el legado de la Revolución Francesa y adquieren el carácter de universales a partir de entonces. Es desde este episodio que pasan a formar parte de los cimientos de toda constitución que se llame a sí misma “democrática”. Las relaciones entre el individuo y el Estado no se conciben sin un respeto irrestricto a estos principios. Además, los más importantes documentos que regulan el quehacer mundial, recogen la observancia y cumplimiento de ellos. Es así como la Declaración Universal de Derechos Humanos señala: “Considerando que la libertad, la justicia y la paz tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos inalienables de todos los miembros de la familia humana: sustenta en su artículo primero que: TODOS LOS HOMBRES NACEN LIBRES E IGUALES EN DIGNIDAD Y DERECHOS, Y DOTADOS COMO ESTÁN DE RAZÓN Y CONCIENCIA, DEBEN COMPORTARSE FRATERNALMENTE LOS UNOS CON LOS OTROS”.
-        Libertad:
La Libertad es un derecho inherente a la naturaleza humana y concede al hombre la facultad de obrar según su conciencia. Por lo tanto, los individuos son dueños y, al mismo tiempo, responsables de sus actos. Se nos concede por naturaleza y tiene a la justicia por regla. Está tutelada por ley y, desde un punto de vista moral, sus límites están contenidos en la máxima: “No hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti”. La Libertad en el hombre significa la grandeza de sus aspiraciones, el impulso noble de sus deseos y la pureza de sus sentimientos. La Libertad, en definitiva, es la dignidad del hombre. Aun así, gran parte de los seres humanos que hoy habitan el planeta carecen de ella, ya sea por vivir bajo el yugo de un régimen dictatorial o porque las diferencias sociales y económicas conculcan su dignidad. No puede ser libre un hombre que ni siquiera logra entregar un mínimo sustento a su familia. Observamos que existe una gran libertad política que, para muchos, no va acompañada de una dignidad mínima que la Libertad debiera garantizar. Una real Libertad consiste en la posibilidad de adquirir herramientas que nos permita construir nuestro destino.
-        Igualdad:
En términos simples, la Igualdad es la ausencia de privilegios, castas o clases sociales entre los hombres. Nos coloca a todos en una misma categoría. Los hombres deben ser iguales ante la Ley y debe existir igualdad de oportunidades para nuestro desarrollo físico e intelectual. En teoría parece un concepto simple; sin embargo, en la práctica (y sobre todo tratándose del ser humano) su aplicación ha dado lugar a conflictos, dictaduras y genocidios. La sociedad se encarga de generar desigualdad entre el que manda y el que obedece, entre el que produce y el que consume, entre el que cobra y el que paga. Somos viajeros en busca de un mismo destino, pero elegimos distintos caminos. No obstante, existe una evolución histórica positiva en cuanto a lo relativo a la Igualdad ante la Ley. No habría posibilidad alguna de desarrollo para una sociedad moderna sin esta. Debemos trabajar, eso sí, en la Igualdad de oportunidades. En el acceso igualitario a la salud, educación y trabajo, conceptos que hoy van ligados, por desgracia, a la capacidad económica de los individuos. Los hombres son iguales en derechos y oportunidades, otra cosa son los méritos, sabiduría, talento y virtud que forman parte de la igualdad dentro de la diversidad.
-        Fraternidad:
La raza humana es una sola. Las diferencias de inteligencia, talento, conocimiento y belleza son despreciables en comparación con la identidad de la esencia humana, común a todos los hombres. Es un sentimiento que nos despoja de odios y envidias, nos hace generosos y tolerantes, practicamos la caridad y hacemos el bien con desprendimiento. Practicarla significa uno de los mayores desafíos para los hombres, pues nuestra naturaleza es egoísta y tendemos a ignorar los derechos de los demás. Nos agredimos unos a otros como medio de solución de conflicto. Creamos grupos de poder político, económico o religioso para conseguir beneficios individuales. Vivimos en permanente competencia, tomamos decisiones con frialdad en lo económico y sustentadas, generalmente, en el retorno a corto plazo. Si observamos con detenimiento, los hombres que practican la Fraternidad llegan a un estado de satisfacción personal, paz interior y firmeza de carácter. Adquieren una fe inquebrantable en sus principios que nos invita a acercarnos a ella.
 Influencia de la Revolución Francesa en Chile:
 Según prestigiosos historiadores como Amunátegui y Encina, la gesta emancipadora de América y, por ende, la de Chile, tuvo causas diferentes al estallido social ocurrido en Francia. Antipatías entre criollos y peninsulares, amor de los criollos a su suelo natal, la independencia de los EE. UU y la discriminación en materias comerciales fueron factores que, en definitiva, gatillaron el proceso. Las ideas revolucionarias tuvieron escasa influencia en Chile ya sea por aislamiento o prohibición de su difusión, bajo fuertes sanciones, impuestas por autoridades españolas. Solo algunos criollos leían a principios del siglo XIX a los filósofos de la Ilustración. Entre ellos podemos mencionar a Manuel de Salas, Juan Egaña, Juan Martínez de Rozas, José Miguel Infante, Camilo Henríquez y también a Bernardo O´Higgins. La influencia revolucionaria se hizo sentir después de 1810, sus postulados fueron penetrando lentamente y adquirieron fuerza durante el período de La Reconquista. Dicha influencia se refleja ya en la República en la dictación de leyes acordes a estos principios y en las sucesivas constituciones que hacen suyas las ideas del liberalismo. El republicanismo en lo político y los Derechos del Hombre y del Ciudadano en los social son la más clara evidencia de la influencia que ejerció la Revolución Francesa en nuestro proceso emancipador. Ideas como la descalificación del sistema monárquico y la adopción de la forma republicana. La elaboración de constituciones escritas, la libertad asociada al autogobierno y la no dependencia de autoridades lejanas. La separación de poderes, la codificación de leyes y la aplicación de una sola justicia para todos los ciudadanos. También podemos mencionar a la abolición de la esclavitud, la supresión de los mayorazgos y títulos de nobleza. En fin, si escarbamos más, encontraremos innumerables ejemplos de lo que fue, es y será la influencia de la Revolución Francesa en América y en Chile.
  

martes, 11 de julio de 2017

China

Todos sienten curiosidad por el Oriente. Llegué a Beijing con esa sensación y, lo primero que hice fue visitar la plaza Tian an Men, la más extensa del mundo y dónde está el mausuleo de Mao. Este fue mi primer encuentro con aquel pueblo milenario. A La mañana siguiente, fue el turno de La Gran Muralla, una estructura que serpentea a través de las montañas. Mientras la recorría, pensaba en la gente y tiempo que tomó su construcción. Sentí expectación por la Ciudad Prohíbida, la misma del Último Emperador. Un conjunto que hace varias hectáreas de patios y edificios encerrados en altas murallas en mitad de la ciudad. También vale la pena el Palacio de Verano y el Templo del Cielo, otras atracciones de la ciudad. En avión llegué a Xian, ciudad de siete millones de habitantes e incrustada en el centro del país. Adquirió importancia luego de que un campesino analfabeto descubriera a los Guerreros de Terracota. Tumba custodiada por cientos de esculturas en tamaño natural y que representan un ejército de guerreros que pertenecen a diferentes armas y rangos. Hasta ya han desenterrado al estado mayor. Un espectáculo descubierto hace no más de veinticinco años y considerado ya una de las maravillas del mundo. Shangai es la ciudad más grande de China y su centro comercial. Cautivan sus rascacielos que compiten con los de Nueva York. Una ciudad moderna y con un aquarium que no se puede dejar de visitar. Suban a la Perla Oriental y disfruten del paisaje. Guangzhou es la capital de Canton con diez millones de habitantes. Cuna del padre de la actual República China, el fundador del Kuomingtang: Sun - Yat - Sen. Tiene una estatua y un anfiteatro erigidos en su honor y dónde se realizan actos públicos. Abordé un aliscafo que remontó el Río de las Perlas hasta Hong Kong. Territorio especial que aún guarda ciertos privilegios por haber sido colonia inglesa. Allí tuve la oportunidad de subir al monte Victoria y contemplar una de las bahías más lindas del mundo. Mi impresión de este viaje fue haberme encontrado con una cultura sabia y milenaria y de un poderío tal, que tarde o temprano terminará siendo la primera potencia del mundo. Saludos.

miércoles, 21 de junio de 2017

Hemingway: La vida de los autores y su obra

Una de las grandes, o tal vez más importante, de las preguntas que hacen los estudiosos de la literatura es: ¿cuánto hay de la vida del autor o la realidad en sus obras? A veces esta pregunta es imposible de contestar pues nos encontramos con autores que desde una torre de cristal, dan rienda suelta a su imaginación y crean mundos, tramas y personajes absolutamente ficticios. Otras veces nos encontramos con creaciones complejas y, no obstante tener conciencia que existe un vínculo, no hay más remedio que sumergirnos en la psicología profunda del escritor y sus personajes para encontrarlo. Sin embargo; toda regla tiene una excepción y en este caso la excepción es de una importancia tal que se hace casi imposible diferenciar  ficción de realidad. Me refiero a Ernest Hemingway. Lo primero que salta a la vista son las experiencias bélicas que tuvo Hemingway en el transcurso de su vida y en más de un conflicto. De aquí nacen obras fundamentales como "Adiós a las armas", resultado directo de sus vivencias como chofer de ambulancia en el frente italiano durante la Primera Guerra Mundial. Tan es así, que él mismo es herido al igual que el protagonista y estuvo convaleciente varios meses. Mención aparte merece su obra maestra "Por quién doblan las campanas", novela ambientada en plena Guerra Civil española y que relata la ofensiva de Segovia. El amor que siente el premio nobel por España y sus toros queda manifiesto en la narración puesto que es producto de sus largas estadías en  la península. En esta línea  hay relatos como "El anciano del puente" y "La capital del mundo". Tampoco podemos olvidar su obra "Islas en el Golfo", este libro nace de la incursión en su yate particular persiguiendo submarinos alemanes en aguas cubanas durante la Segunda Guerra Mundial. Pero la fascinante vida de Hemingway no se limita solo a las guerras de su tiempo. En París forma parte de la denominada Generación Perdida y a la cual también pertenecen Scott Fitzgerald, John Dos Passos y William Faulkner. Bajo el mecenazgo de Gertrude Stein y Ezra Pound, forman un grupo potente desde el punto de vista literario y también rebelde a los convencionalismos puesto que reina en la creación, un ambiente de juerga y alcohol. Fue en esta época, la década del veinte, que la carrera de Hemingway despega. Encontramos relatos como "En nuestro tiempo" (1925); "Hombres sin mujeres" (1927) y "Nada para el que gana" (1933). Imposible no referirse a su afición a la pesca y caza mayor, a los innumerables safaris de los que formó parte y que también marcan lo prolífico de su trabajo. Encontramos obras importantísimas en su legado literario y consideradas por la crítica como obras universales que nadie puede dejar de leer. Destacan "La corta y feliz vida de Francis Macomber", "Las nieves del Kilimanjaro" y "Las verdes colinas Africa" (1933). La importancia de la obra de Ernest Hemingway se basa, principalmente, en los temas abordados que, a su vez, son producto de su experiencia. El amor, la guerra, la naturaleza y la pérdida son una constante. Muchos creen que su vida fue un instrumento de marketing y reniegan de su obra. Sostienen que  la leyenda que el mismo Hemingway forjó sobre su persona sobrepasa a la importancia de su legado literario. Sin embargo, lo anterior no es el propósito del post. No pretendo juzgar su obra, más bien intento mostrar cómo la literatura, a veces, no es pura ficción. Hay oportunidades en que personajes y  escritor se confunden a tal punto que es imposible diferenciarlos y no existe ejemplo más patente para  el caso que Ernest Hemingway. Saludos.

viernes, 2 de junio de 2017

La Raza Mapuche

Para entender Chile y su idiosincrasia, debemos conocer a sus pueblos originarios. Son varios los pueblos prehispánicos que habitaron este territorio con anterioridad a la llegada de los españoles. Por ejemplo: encontramos en el norte a un pueblo Aymara parte del Imperio Inca y en el sur al pueblo Ona o Kawescar recorriendo los canales australes y que impresionan por su cultura pesquera y cazadora en tan inhóspitos lugares cómo lo son aquellos cercanos al Cabo de Hornos. Tampoco podemos olvidar a los Rapa Nui de Isla de Pascua como una cultura polinésica distinta y tal vez ajena a las demás del continente. Todas culturas valiosas y dignas de ser preservadas, pero la que tal vez define con más fuerza el carácter nacional es la raza Mapuche o "gente de la tierra" cómo dice su origen etimológico. Fueron llamados " araucanos " por los españoles, nombre por el que fueron conocidos hasta hace poco y del cual ellos reniegan pues consideran verdadero el nombre que su nación tenía antes de la llegada de los conquistadores. Y fue precisamente un conquistador, don Alonso de Ercilla y Zúñiga, el que primero da a conocer a esta raza indómita en su poema épico y obra maestra del siglo de oro " La Araucana ": "La gente que produce esta tierra es tan granada, tan soberbia, gallarda y belicosa, que no ha sido por rey jamás regida ni a extranjero dominio sometida". No quiero hacer una alocución patriótica ni menos gritar lo orgulloso que me siento de ser chileno. Tan solo quiero dar a conocer lo que significa para un pueblo resistir por casi cuatrocientos años al Imperio Español primero y a Chile después como Estado soberano. Es fácil investigar y hacer un relato historiográfico de lo que fue la Conquista de Chile. De la llegada de Almagro y Valdivia, de Michimalonco y la destrucción de Santiago. Podemos hablar de Lautaro y sus hazañas, de Caupolicán, de la muerte de Valdivia en Tucapel, en fin, llegar hasta el desastre de Curalaba en 1598. Pero, ¿qué pasó después con los mapuches?. Son pocos los que realmente se han empapado con la historia de este pueblo en los siglos XVII, XVIII y XIX. Con la batalla o desastre de Curalaba, termina el período en la Historia de Chile denominado "Conquista" y se inicia otro llamado " Colonia". Esta fue una derrota mayúscula para la corona,  marcada por la muerte del gobernador Oñez de Loyola y la destrucción de las principales ciudades del sur. La primera reacción española fue responder con la misma moneda y su primera táctica lo que podríamos denominar una "política del terror" que consistía en una guerra despiadada que buscaba el sometimiento y esclavitud de los indigenas. Lo anterior trajo como consecuencia una mayor fiereza y resistencia por parte de los mapuches e intereses comerciales creados en el mercado de esclavos. Dicha estrategia fracasó y se pasó a otra defensiva que reconocía una frontera en el río BíoBío.Esto implicó un reconocimiento tácito además de la independencia mapuche. El ejército español, durante este período, solo marcó presencia en defensa de esta frontera. Se intentó sin éxito evangelizar a los mapuches provocando más apego aún a sus costumbres y cultura. En 1625, y por directrices del mismísimo rey Felipe IV de España, se volvió a una política ofensiva con victorias y derrotas sucesivas para ambas partes, más bien, parecida a una guerra de desgaste sin victorias concluyentes para ningún bando. Lo anterior derivó en los "Parlamentos": reuniones acordadas en un punto neutral dónde se discutían términos de paz. El primero de ellos fue en 1641 a instancias del Gobernador Francisco López de Zúñiga y Meneses. Por un lado se reconoció la independencia del pueblo mapuche,  y por el otro la soberanía española en los territorios al norte del Bío Bío, todo con la intención de lograr una paz duradera. Los "Parlamentos", o verdaderos tratados de paz, funcionaron hasta el alzamiento general que lideró el Mestizo Alejo en 1655 y que fue provocado por los malos manejos del Gobernador Antonio de Acuña y Cabrera. En este alzamiento tampoco hubo un claro ganador y la guerra se estancó en una paz inestable y precaria llena de incursiones o ataques relámpagos tanto por parte de españoles como de mapuches. Dicha situación se mantuvo hasta fin de siglo y continuó hasta el siglo XIX. Fue en este período que se reconoció y estabilizó una frontera y se privilegió el comercio con los indigenas. Esto trajo cómo consecuencia un decaimiento en su espíritu guerrero, además, de una merma en su población derivada de enfermedades europeas y alcoholismo. No hubo cambios en todo el período colonial. Chile conquistó su indepencia y no fue hasta 1862, es decir ya bien entrada la República, que el gobierno inició acciones militares con la intención de incorporar definitivamente este territorio a su soberanía. Se inicia una guerra de conquista que duró diecinueve años y con la táctica de ir ocupando territorio y fundando ciudades. Así surgieron Angol, Temuco y Villarrica en la segunda mitad del siglo XIX. A diferencia de la conquista española, que era de explotación económica y comercial, la chilena buscaba el poblamiento y ocupación del territorio. Se necesitaban las tierras y no a los indigenas, sin embargo, y contrario a lo que sucedió en Argentina, en Chile la fama guerrera asociada a las hazañas de sus líderes, mitología ya enraízada en el pueblo chileno cómo inspiración y ejemplo de bravura, impidió su exterminación. Y así fue como solo hasta 1881 se incorporó el territorio mapuche definitivamente a la soberanía de Chile, historia que nos relata cómo un pueblo que sin duda no tuvo la importancia cultural de Incas, Mayas o Aztecas, fue capaz de luchar por su libertad con valentía y tozudez durante casi cuatrocientos años. Repito que mi intención no es hacer una alocución patriótica, si no más bien, dar a conocer al único pueblo originario de América que resistió con éxito y contuvo a la conquista española. Saludos.

martes, 23 de mayo de 2017

Los Siete Sabios de Grecia


La filosofía consta de dos vertientes: una que se ocupa de la naturaleza y otra que trata del hombre y su conducta. En Grecia se dividió en antes y después de Sócrates siendo con la ciencia una sola área del conocimiento. En el comienzo se caracterizó por la curiosidad en el cosmos. Tales de Mileto quiso responder a la pregunta: "¿de qué está hecho el mundo?". Lo percibió en constante movimiento, pero desarrolló un método para encontrar permanencia y unidad. Esta unidad la encontró en procesos lógicos y no en los sentidos. Concluyó que el mundo era primero agua y humedad. Anaximandro tuvo un pensamiento más elaborado. El mundo era un conjunto de fuerzas antagónicas y en constante lucha entre sí. A este mundo lo llamó "apeiron". Anaxímenes encontró en el aire al elemento fundamental. En el sur de Italia se desarrolló una escuela cuyo máximo exponente fue Pitágoras de Samos. Fue el primero que vio en los números a elementos fundamentales, es decir el universo o "kosmos" era un conjunto de fenómenos explicables mediante leyes matemáticas. Heráclito rechazó la teoría de la unidad, nada nace o muere si no que se transforma. El pensamiento de Heráclito fue combatido por Parménides que pensaba que la verdad podía ser solo conocida por procesos mentales de abstracción. Utilizando la lógica y la metafísica concluyó que tenía que existir un elemento único e inalterable. Demócrito concibió a este elemento primordial cómo diminutos cuerpos sólidos que chocaban y se rechazaban entre sí en un constante movimiento. A estos se les llamó "atomoi". Así les presento a los siete sabios de Grecia. Saludos.

Conceptos de cambio en las sociedades humanas

Los seres humanos somos animales sociales, es decir, nacemos, vivimos, nos reproducimos y morimos inmersos en un contexto social. Para el hombre, es imposible imaginar la vida en completo aislamiento y esta situación es tan normal para nosotros, que ni siquiera nos detenemos a dimensionar su importancia.  Tanto a causa de sus limitaciones como por su afán de comunicarse, el hombre necesita de los demás para un desarrollo integral de sus potencialidades. Es la sociedad la que proporciona y permite que se den las condiciones de ese desarrollo. La sociedad es el conjunto de individuos que interactúan entre sí en un territorio determinado y comparten una misma cultura. Algunos de sus elementos son: a) el hombre, pues no hay sociología sin un estudio previo del hombre y desde puntos de vista tanto biológicos como históricos y psicológicos; b) los instintos que constituyen la base más profunda de la personalidad humana y, aunque nos jactemos de una supuesta superioridad por sobre los animales, a la larga actuamos con un propósito de conservación de la especie; c) la inteligencia en virtud de la cual nos perfeccionamos, reflexionamos y creamos nuevas realidades que constituyen el progreso; d) los afectos en consideración a que nos movemos más por nuestras pasiones, vicios y virtudes que por la fría inteligencia. La psicología moderna dice que al hombre hay que entenderlo por lo que hace y no por lo que piensa, es más, en reiteradas ocasiones actuamos en abierta contradicción con lo que pensamos. El amor, el odio, la simpatía o la venganza son estímulos de muchas acciones sociales y, a menudo, causas de guerras y revoluciones; e) la voluntad entendida como la facultad de actuar para lograr un resultado preconcebido y que, casi siempre, implica una lucha constante entre elementos como los instintos, valores, cultura y educación. Es así como encontramos una sociedad humana compleja, pero al mismo tiempo armónica, dinámica y a la cual nos enfrentamos al nacer. Moldea nuestro hacer, sentir y pensar desde que somos acogidos por nuestras familias en la tierna infancia, pero también es un hacer, sentir y pensar individual que se va desarrollando a medida que crecemos y adquirimos experiencias en las distintas etapas de la vida a través del quehacer educacional, recreativo, religioso y filosófico. EVOLUCIÓN O CAMBIO SOCIAL: El cambio social consiste en el conjunto de transformaciones y variaciones de las estructuras que conoce una sociedad en un determinado período de tiempo y que están conformadas por valores éticos y culturales, normas y símbolos a causa de fuerzas internas, externas o ambas. Este cambio afecta la manera de vivir y ver el mundo de quienes componen ese grupo social. Es un proceso continuo e inevitable, aunque su intensidad y forma adopta diferentes modalidades y consecuencias. Así  encontramos cambios planificados o no que generan mucha controversia. Puede que sean cambios superficiales o que perduren por generaciones. Son resultado de inventos y descubrimientos como también de fluctuaciones que remecen la estructura social tales como crisis, tensiones y conflictos en dónde ideas e ideologías juegan un rol fundamental en promoverlo o inhibirlo. Por último, la problemática medio ambiental y los procesos demográficos son causas importantes de cambio social. Hay quienes sostienen que el cambio social es consecuencia del debilitamiento de las comunidades pequeñas, el aumento de la diversidad de creencias, mayores opciones personales junto a una mejor orientación del futuro. Es un proceso que envuelve una progresiva pérdida del sentido de comunidad, siendo reemplazada por una preponderancia cada vez mayor de la individualidad. El desarrollo de la sociedad comenzó con el descubrimiento de la agricultura y evolucionó hasta la sociedad agrícola avanzada. Lo anterior hizo posible el surgimiento de una Edad Antigua donde grandes imperios determinaron la forma de vida de un gran número de personas y en el que el conocimiento humano alcanzó su primera gran expansión. La decadencia de los imperios dio origen a una Baja Edad Media que evoluciona lentamente hasta una Alta Edad Media que vislumbra una nueva expansión del conocimiento. Luego vino la sociedad industrial y hoy vivimos una revolución informática que moldea nuestras vidas al mismo tiempo que ignoramos hacia donde nos lleva. TIPOS DE CAMBIO SOCIAL: La constante transformación que experimenta la vida histórica de las sociedades, da lugar a que se generen distintos tipos de cambio: a) Cambio endógeno y exógeno: cambio endógeno es aquel originado dentro del sistema y producido por conflictos y contradicciones internas de una sociedad en su devenir evolutivo.  Cambio exógeno es aquel que procede de una fuente externa como la presión que ejercen países del primer mundo sobre sociedades menos desarrolladas. Es evidente la influencia que ejerce la técnica y la ciencia de Occidente sobre todo el mundo. b)  Cambio sincrónico y asincrónico: Puede que los cambios sucedan todos al mismo tiempo y ritmo, sincrónicamente, aunque lo normal es la asincronía. Por ejemplo, aún hoy existen lugares en que, a pesar del avance de la medicina, los chamanes y curanderos ejercen influencia sobre la comunidad. Este fenómeno se produce por la importación de principios y procedimientos técnicos foráneos, pues estos se adaptan y asimilan por la población de una manera distinta a la de su lugar de origen. c)   Cambio espontáneo y planificado: Su sola enunciación nos indica de qué se trata estos tipos de cambio. En el mundo moderno los cambios suelen ser planificados y para que sean efectivos se requiere la ayuda de las distintas Ciencias Sociales. Se debe estudiar la estructura social y las leyes objetivas de la Historia. d) Cambio evolutivo y revolucionario: los cambios evolutivos son graduales y lentos, en cambio los revolucionarios son rápidos y, con frecuencia, violentos. A  la situación revolucionaria le antecede una crisis y fuerzas promotoras del cambio que, combinadas,  hacen inevitable el estallido social. TEORÍAS DEL CAMBIO SOCIAL:Las principales teorías del cambio social son:1) Las evolucionistas 2) Las cíclicas 3) Las del equilibrio y 4) Las del conflicto. TEORÍAS EVOLUCIONISTAS: La teoría evolutiva considera que el cambio contribuye al proceso evolutivo social que va de la simplicidad a la complejidad. Es decir se cree que las sociedades van de menor a mayor pasando por diversos estados de desarrollo, para llegar finalmente a una especie de Estado Perfecto. Auguste Comte: Dice que sistemas como el capitalismo no son fenómenos espontáneos, sino, resultados históricos; es decir el cambio histórico es la conjunción del cambio de las ideas individuales y de la sociedad y su reflejo de los unos en los otros. Por lo anterior, Comte concibe el cambio social como un mecanismo de la historia. Y propone los tres estados por los que atraviesa la humanidad. :- el teológico: la gente cree que los procesos están regidos por seres sobrenaturales.- el metafísico: la gente reemplaza a los dioses por ideas abstractas regidas por la razón (soberanía, imperio de la ley, gobierno...)- el positivo: la gente pide evidencia empírica (observación, comparación, experimentación) Herbert Spencer: Presenta un concepto naturalista de la evolución. En su teoría, las cosas cambian de lo simple a lo complejo. Irá primando la diferenciación: partiendo de una gran homogeneización a través de un crecimiento de las desigualdades hasta un estado en el que los iguales se agrupan y la sociedad se subdivide en grupos y clases (y ya no es posible el retorno a la homogeneidad). Lewis Morgan:Su teoría considera que la evolución está marcada por el dominio de la tecnología. Es un Determinismo tecnológico: La sociedad cambia gracias a las invenciones y descubrimientos. Divide a su teoría en tres estadios separados por avances tecnológicos:- salvajismo: desde el fuego a la flecha hay varias rupturas (bajo salvajismo, medio, etc)- barbarie: cerámica (baja barbarie), domesticar animales (media barbarie), hierro (alta barbarie)- civilización: marcada por la escritura Émile Durkheim: El presenta un concepto Sociologista de la evolución. La dirección principal de la evolución la encuentra en la creciente división del trabajo (diferenciación de tareas a lo largo del tiempo). Eso se explica por factores demográficos, complejidad de relaciones sociales, etc. Y establece una tipología cronológica que va de la solidaridad mecánica a la solidaridad orgánica. TEORÍAS DE CICLOS:La teorías Cíclicas, concebían, al igual que los evolucionistas, que las sociedades pasaban por etapas, pero ellos creían que al llegar a una cierta etapa final, regresarían al punto de partida, es decir completarían un ciclo e iniciarían otro. Consideran que el cambio es una parte inherente del desarrollo y decadencia de las sociedades. Por lo mismo esta teoría a veces es también llamada “del auge y del ocaso”, debido a la tesis de que cada civilización tendrá su época de auge y posteriormente acabará desapareciendo. Aristóteles: Se considera el precursor con la frase: “Lo que ha sido es lo que será; y lo que se ha hecho es lo que se hará: no hay nada nuevo bajo el sol”. Giambattista Vico: En la Ilustración, presenta una teoría cíclica que plantea la búsqueda de las regularidades del proceso histórico en cuatro etapas: 1.    Anarquismo y salvajismo 2.    Orden y civilización 3.    Decadencia de la civilización 4.     Aparición de una nueva barbarie. Pitirim Soroki: El consideraba a todas las civilizaciones en un ciclo interminable de 3 etapas fundamentales:1) La cultura Ideacional: guiada por creencias y valores sobrenaturales 2) La Cultura Idealista: es la que una mezcla de creencias sobrenaturales y racionalidad basada en pruebas crea la sociedad ideal.3) La Cultura Sensitiva: Cree que las sensaciones son la prueba de la realidad y la meta de la vida.La principal dificultad de validación de las teorías cíclicas es la inexactitud en las referencias a fechas y además no explican porqué las civilizaciones cambian en la manera que lo hacen y responden de modos muy distintos a los problemas que enfrentan. TEORÍAS DEL EQUILIBRIO: Esta teoría presupone que la sociedad es equilibrada y congruente. De acuerdo a esta perspectiva, la sociedad es estable y cualquier cambio que pueda ocurrir eventualmente es asimilado de tal manera que se logra un nuevo estado de equilibrio. La principal diferencia de esta teoría a otras es que ésta sostiene que cada sociedad tiene la capacidad de recuperar su equilibrio si este es rotó por un cambio. Es decir, las diversas partes de la sociedad están integradas de tal manera que si ocurre un cambio en alguna de ellas, las otras se ven afectadas y se produce un efecto de reacción en cadena. Ésta reacción termina por restablecer el equilibrio al distribuir entre todos sus elementos el cambio que la origino. Básicamente los cambios se dividen en dos: los que son funcionales o útiles se aceptan y los disfuncionales o inútiles que se rechazan. TEORÍAS DEL CONFLICTO: Estas teorías conciben a la humanidad como algo inestable, con conflictos e incongruencias siempre existentes entre las diversas partes que la forman. Concibe al cambio como un resultado del conflicto entre varios segmentos de la sociedad. Conflicto que normalmente, sugiere, se trata del originado por la escasez de recursos, llevando a una revolución, es decir al conflicto que genera un nuevo orden social y cualquier cambio particular representaría el éxito del grupo que ganarían el conflicto. Karl Marx: El proponía que el cambio iría ocurriendo a medida que los grupos de la sociedad que tenían los recursos chocaran con los trabajadores explotados. La resolución de este conflicto, implantaría un nuevo tipo de posesión de los medios de producción, de donde surgiría un cambio social. Dahrendorh: También consideraba que la inestabilidad venia de la lucha por el poder, es decir lo consideraba de la misma forma que Marx a los recursos. Y además como no es la riqueza el “recurso“ en conflicto, entonces este se presentaba entre varios grupos de la sociedad y a todos niveles. Ósea, existirían muchos conflictos y de la solución de éstos vendría el cambio social. El consumismo y la alta tecnología que caracteriza a la vida moderna hace afirmar a algunos autores que el mundo de hoy es el más evolucionado que la humanidad ha conocido. El hombre jamás ha gozado de tanta riqueza, condiciones de vida y comodidades que las existentes hoy en día. El auge de la transmisión de la información, el estudio de los fenómenos sociales, el respeto por el medio ambiente y la protección de los derechos humanos indican que la raza humana está en una espiral constante de progreso. Lo anterior hace presumir que la humanidad se encamina hacia lo que algunos denominan la “sociedad del conocimiento”, sin embargo a nosotros nos corresponde crear, predecir y estructurar los principios estructurales de esta sociedad futura Es aquí dónde está el verdadero desafío. Saludos.