Los que me visitan

miércoles, 4 de mayo de 2011

Reflexión sobre la Igualdad de las Naciones y vigencia del Derecho Internacional

Recuerdo el día del atentado contra las Torres Gemelas. El mundo se unió en torno al rechazo al terrorismo y se sensibilizó ante la muerte de tanta gente inocente. Sin embargo, lo que ocurrió después ( Irak, Guantánamo, Bin Laden ) nos debiera llevar a la refelexión. ¿Qué es el Derecho Internacional?: esta es una rama del Derecho que trata sobre ciertas normas a las que se las ha elevado a la categoría de jurídicas y que regulan las relaciones de los Estados en el ámbito internacional. Se divide en público y privado según se trate de las relaciones entre Estados o de la organización interna en atención a las consecuencias derivadas del actuar jurídico de partículares y cuyos efectos vayan a tener lugar en países diversos. Se establecía en doctrina que los únicos sujetos de Derecho Internacional Público eran los Estados, pero esto ya no es claro pues hoy se pueden catalogar a otras entidades también cómo sujetos de Derecho Internacional. Nos encontramos con organismos internacionales gubernamentales o no y al propio individuo ( Declaración Universal de los Derechos Humanos ). La teoría da para todo pues estos principios no siempre se respetan de manera rigurosa. Al interior de nuestros países nos encontramos con normas obligatorias que provienen de distintas fuentes y promulgadas por organismos competentes que no se pueden arrogar más facultades que los que la ley les confiere. Si estas normas no son cumplidas el Estado se encuentra facultado para actuar en forma coercitiva. Esto no ocurre en Derecho Internacional pues sus fuentes son distintas. La principal de ellas es la costumbre, es decir, el reconocimiento como norma jurídica de un uso o práctica reiterada en el transcurso del tiempo y que es avalada como tal por los juristas. No existe ningún organismo internacional con la competencia formal para dictar normas vinculantes de carácter internacional a pesar de que en los últimos diez años hemos sido testigos de cómo algunos de estos organismos estarían empezando a tener jurisdicción formal ( Consejo de Seguridad, Corte de La Haya, etc ) sobre los países y con preponderancia sobre su Derecho interno. Es estimulante ver cómo el mundo avanza en esta materia. Pero no todos los países respetan este orden supranacional, y lamentablemente, son las principales potencias del mundo ( Inglaterra, EE UU ) las que pasan por sobre las decisiones " vinculantes " de estos organismos y ejercen un rol de policía del mundo que nadie les ha otorgado. Ejercen la fuerza fuera de sus territorios y nadie se les opone. Pero, ¿ existe realmente el Derecho Internacional ? : hay algunos que dicen que no, y más que un Derecho, este sería la concomitancia de fuerzas políticas internacionales capaces de imponer sus ideas por coacción. ¿ No es acaso terrorismo haber lanzado una bomba atómica en una guerra ya ganada ?, ¿ no eran acaso los habitantes de Hiroshima y Nagasaki personas inocentes y ajenas a las decisiones que tomaban sus gobernantes ?. En el Derecho Interno si usted mata al asesino de algún ser querido y toma la justicia por su mano ( distinto a la legítima defensa ) va a la cárcel porque también es un asesino. Los países civilizados se han organizado y establecido organismos pertinentes para juzgar y condenar a los que ejecutan estos actos. En materia internacional se intenta establecer un Tribunal Penal Internacional y son precisamente los países poderosos los que no adhieren a él por temor a que sus líderes sean juzgados en igualdad de condiciones a dictadores de países pequeños. Los que sostienen que no existe un Derecho Internacional tienen base para sostenerlo puesto que no existe en realidad respeto por el principio fundamental, y no solo del Derecho Intenacional si no que de todo Derecho, y que es la Igualdad ante la Ley. La vara es distinta para juzgar países débiles y poderosos. Toda esta reflexión nos lleva a la inevitable conclusión de que las cosas no han variado mucho desde el Imperio Romano por más de que se nos trate de convencer que vivimos en un mundo globalizado, interconectado y civilizado. Saludos.

No hay comentarios.: