Los que me visitan

martes, 14 de marzo de 2017

Una Educación para el siglo XXI

Siguiendo con mi línea de pensamiento, quiero  reflexionar sobre la educación que reciben nuestros hijos. En esta materia hay avances importantes, pero aún falta establecer un sistema educativo que de verdad desarrolle la capacidad de razonamiento de los alumnos. En mis años de universidad, los profesores centraban su clase en la transmisión de datos que luego debíamos memorizar, pero sentí que no había real interés en transmitir la correcta comprensión de lo que recitábamos. Las escuelas preparan ( al menos en mi país ) a sus alumnos para rendir con éxito una prueba de acceso a la universidad y no apuntan al desarrollo integral del futuro ciudadano. Las universidades "fabrican" técnicos en áreas acotadas y a estos solo les interesa ganar dinero lo antes posible. Está fuera de  la enseñanza las preguntas primas e, incluso, las leyes más básicas de las respectivas ciencias y especialidades. Vuelvo a sostener la tesis de que para el correcto y "sustentable" desarrollo del ser humano deben ir en equilibrio la ciencia y la moral. Sosteniéndome en esta tesis,  pienso que debe cambiar el sistema educativo en el sentido de que más que preparar a los jóvenes para recibir conocimiento de forma estática, debemos entrenarlos para resolver problemas de forma activa. La educación debe centrarse en el correcto razonamiento más que en la transmisión de conocimiento abstracto que no siempre es útil en la vida cotidiana. La información está en todas partes (internet, libros, etc) y por lo tanto no tiene sentido transmitirla cómo algo que hay que memorizar. Hay que incentivar la curiosidad y la habilidad para buscarla en el lugar correcto. Es por lo anterior que reivindico la vuelta a la Filosofía clásica y a las preguntas primas. Se necesita con urgencia el retorno del método socrático y utilizarlo desde un comienzo con los niños que recién ingresan al sistema. A mi juicio esta es la única manera de que el hombre comprenda el lugar que le cabe en el universo. Con la sola ciencia y tecnología no resolveremos todos los problemas que enfrentará el hombre en el futuro. Estamos lejos del entorno que rodeaba a la "Academia", pero aún así,   lo que hoy llamamos "Universidad" no da una visión global e integral de lo que es el "Universo". La especialización indiscriminada produce un efecto negativo que es la pérdida de una comprensión integral de lo que es el hombre y la realidad. Sostengo que solo la Filosofía pura va a salvar al hombre de lo que tal vez sea su extinción. Hay que educar para incentivar a pensar e investigar,  para tener tolerancia a la frustración y ser perseverantes. No es necesaria la memorización  cómo método educativo.  El hombre de hoy tiene que prepararse no solo para resolver problemas matemáticos si no que para enfrentar la vida en su conjunto. La educación del futuro siglo debe centrarse en un entrenamiento constante de la mente para enfrentar la existencia de  forma sana y correcta. Saludos.

No hay comentarios.: